12 abril 2011

Aprender a salir adelante



Bueno amigos, en esta oportunidad me gustaría compartir con ustedes una fotografía que quizás muchos conocen pero que, sin lugar a dudas, es una imagen muy potente, que refleja el sentimiento de todo un país para sobreponerse a la adversidad. El terremoto ocurrido en Chile a principios del 2010 ha sido lejos la experiencia más terrorífica que he vivido,  todo destruido, el mar entrando en las costas, barcos en medio de plazas publicas, casas enteras que simplemente se las llevó el mar. 
Toda esta terrible experiencia me hace pensar en la increíble capacidad del hombre para sobreponerse a las circunstancias de la vida, el poder reinventarse con mas fuera aun, apegarse a la vida, valorar lo que uno tiene al lado. 

Me gustaría saber que es lo que interiormente les produce esta fotografía, que es lo que ven, cual es el sentimiento instantáneo al verla. Y en definitiva cual es la enseñanza que nos deja.

Les dejo un gran saludo y los invito a participar.

Reacciones:

3 comentarios:

  1. Ante la tristeza y la adversidad no debemos perder la esperanza, todo eso tarde o temprano va a pasar, nada es para siempre, la noche no es eterna, la luz siempre vence la oscuridad, con Dios, aunque el dolor sigue siendo muy difícil de afrontar, su amor nos llena de fuerzas, nos hace invencibles y nada ni nadie nos puede derrotar, sin Dios todo pierde sentido, nos sentiremos vencidos y sin fuerzas ni ganas de luchar… por eso no podemos perder la fe ni soltarnos de la mano de Aquel que con y por amor nos quiso salvar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Esa fotografía me permite visualizar que los ideales son la fuerza motriz para que el abatido...siempre se ponga de pie!

    ResponderEliminar
  3. Mostrar una bandera hecha jirones, rodeado de ruina y desastre es la demostración clara de lo indomable del espíritu humano, de que cualquier dificultad se puede superar. Lo demostraron los chilenos con el terremoto, poco después sus mineros sepultados; ahora los japoneses con su terremoto. En general, tantas desgracias como asolan el mundo: inundaciones, incendios, terremotos, epidemias, guerras…no han sido capaces de impedir que el hombre vuelva a levantarse y enarbolar la bandera de su existencia. Un saludo.

    ResponderEliminar