08 abril 2010

El Mito de Narciso y Eco

Eco era una de las ninfas mas alegres y conversadoras, muy amiga de Hera la gran diosa esposa de Zeus. Este ultimo le encomendaba a Eco que entretuviera a su esposa mientras este se arrancaba a pasarlo bien con algunas bellas mortales.

Pero la cosa no fue nada de fácil para ECO. Pronto la encolerizada diosa se enteraría del infiel jueguito y condenaría a la ninfa a no poder hablar por si misma si no que a repetir lo que otros dijeran. Frustrada y triste abandonó los bosques y se refugio en una cueva cerca de un pequeño río.

Narciso era un joven de gran belleza que al nacer una adivina llamada Tiresias predijo que su propia imagen reflejada en un espejo seria su mortal perdición. Su madre para protegerlo jamás dejo que el niño se viera en un espejo.

Sin poder verse. Narciso se convirtió en un joven pensativo, callado y reflexivo amante de largas caminatas sumergido totalmente en sus eternas reflexiones. Fue así como en uno de estos paseos pasó cerca de la cueva donde vivía Eco y esta al verlo quedo instantáneamente y perdidamente enamorada de él sin que el joven se diera cuenta de la presencia de la ninfa.
Narciso repitió este paseo muchas veces y mientras mas pasaba el tiempo Eco mas se enamoraba de el. Hasta que un día Eco pisó una pequeña rama y Narciso la descubrió. Inmediatamente él le pregunto insistentemente quien era y que es lo que quería de el. Pero Eco solo podía repetir las últimas palabras pronunciadas por el bello joven.
Haciéndose ayudar por lo animales del bosque, la ninfa le pudo confesar su amor a Narciso. Narciso escuchando atentamente a Eco solo se largo a reír burlescamente hiriendo los sentimientos de Eco quien como mujer dolida se fue corriendo a refugiarse a su cueva. Una vez dentro de la cueva solo repetía las últimas palabras de Narciso: que tonta, tonta, tonta…y así se desvaneció en la cueva dejando solo su voz dentro de ella volando en el ambiente.

La diosa Némesis que observaba atentamente lo que estaba ocurriendo provocó en Narciso una incontrolable sed. Este, recordó aquel corriente de agua, se acercó a la orilla del riachuelo agachándose a beber cuando se vio reflejado quedando completamente enamorado de si mismo, muriendo tiempo después al no poder moverse admirado de su propia belleza. En otras versiones se dice que Narciso murió ahogado queriendo reunirse con su amado reflejo. fue en aquel lugar de muerte que nacio la flor que lleva su nombre que se ve reflejada en el agua.




Reacciones:

7 comentarios:

  1. La leyenda de Narciso me tenia fascinada de niña. Era una de mis favoritas. Por una parte fue un castigo por vanidoso, pero por otra me daba mucha lastima el pobrecito. Que crueles y vengativos eran los dioses! Si reflejaban a la propia sociedad que los imaginó, aquellas personas debian de ser de armas tomar!

    preciosas las ilustraciones que ha elegido. Encantadora entrada, monsieur.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Me apasiona la mitología. Me parece fabulosa la manera que tenía de aleccionar a la población.

    Fantástico el mito de Narciso.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Excelente blog
    buen trabajo!

    ResponderEliminar
  4. Madame concuerdo con UD. esta historia fue una de las primeras que me aprendi cuando niño, se me habia olvidado pero en una reciente conversacion me han tratado de narciso y me inspite ::). siempre le agradezco con el animo y la atencion que hace sus comentarios. muchas gracias.

    Pablo, la mitologia griega tiene mucho de donde sacar preciosas lecciones de vida, tanto de lo imperfecto como de lo bueno. muchas gracias por visitar este espacio.

    comentarista anonima...que puedo decir, gracias por las felicitaciones.

    ResponderEliminar
  5. Desde siempre me ha encantado la mitología.
    Toda una tragedia

    Excelente entrada.

    ResponderEliminar